El Uruguay de Cavani sabe lo que quiere y avanza en silencio

Convicción para creer en sus propias fuerzas. Practicidad para aprovechar momentos y circunstancias favorables. Y una actuación individual, la de Edinson Cavani, tan grande como para eclipsar a la superestrella que concitaba toda la atención. Uruguay, este Uruguay de bajo perfil, solidario y esforzado, dejó atrás a Portugal y ya está en cuartos de final. Nadie podrá quitarle el derecho a soñar.

Cavani-Suárez, de jugar en la calle por un helado a ser los socios ideales de Uruguay
Mirá también

Cavani-Suárez, de jugar en la calle por un helado a ser los socios ideales de Uruguay

Tiene las cosas claras este equipo moldeado a imagen y semejanza de Tabárez. Al entrenador, que lleva 12 años en el cargo, podrá reprochársele falta de audacia o, si se quiere, excesivo apego a un esquema conservador y carente de riesgo. Pero no se le podrá negar sabiduría para armar el plantel, flexibilidad para cambiar sobre la marcha y respeto por una idea, guste ésta o no.

El día en el que Lionel Messi  y Cristiano Ronaldo se quedaron afuera: ¿el principio del fin de una era?
Mirá también

El día en el que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo se quedaron afuera: ¿el principio del fin de una era?

Resueltas las posiciones de arquero (inamovible Muslera), zagueros centrales (los imperturbables Godín y Giménez), de dos de los volantes centrales (Vecino y Bentancur) y la dupla de ataque (Suárez y Cavani), el Maestro fue moviendo piezas con el Mundial en marcha hasta encontrar el equipo. Afuera Varela en el lateral derecho, adentro Laxalt para jugar de lateral volante izquierdo y a la derecha de la defensa Cáceres.

Y lo mismo en el medio. Si no andan De Arrascaeta y luego Carlos Sánchez y Cebolla Rodríguez, adentro Torreira y Nández para sumarse a la pelea pero con salida. Un 4-4-2 tan transparente como, por lo visto, efectivo.

Cavani, entre sus dos golazos y la lesión que lo preocupa: "Hay que seguir soñando"
Mirá también

Cavani, entre sus dos golazos y la lesión que lo preocupa: “Hay que seguir soñando”

Así pasaron Egipto (1-0), Arabia Saudita (1-0) y Rusia (3-0). Y así pasaron también los portugueses, bien que con un desarrollo menos holgado.

Esta vez el desafío consistía en neutralizar a Cristiano Ronaldo. Que colaboró bastante con la causa, es cierto, porque por momentos lució como 9 de área y fue presa fácil de los centrales y a veces fue un estático puntero izquierdo, amenazante en cada intervención pero improductivo siempre. Uruguay fue marca escalonada, ocupar espacios en su propio campo y búsqueda de los dos puntas para que hicieran lo suyo.

Y vaya si lo hicieron. Una pared construida en 60 metros terminó con un centro largo de Suárez a la cabeza de Cavani. 1-0.

Después, aguantar a un equipo portugués que fue más peligroso por arriba que por abajo y que por esa vía llegó al empate: córner y cabezazo de Pepe para el 1-1.

Lejos de desesperarse, aferrado siempre a su idea, Uruguay encontró el desnivel de nuevo gracias a su mejor hombre. Edinson Cavani recibió de Bentancur y le pegó como venía, como casi cada sábado en el PSG.

El resto fue esperar a los portugueses, sufrir algún sofocón y lamentar la salida por lesión del hombre del partido. La convicción como bandera, el saber con qué fuerzas se cuenta y hasta dónde alcanzan, el aprovechamiento integral de las chances. Uruguay, este Uruguay ordenado y admirable, está entre los ocho mejores.

Le toca Francia, que surge como favorita. ¿Les resultará un rival accesible, como terminó siendo la Argentina? El bicampeón del mundo parece decidido a agregarle más capítulos a su riquísima historia.

 

About Administrador "Agencia Red Noticias"

Check Also

#Mundial2018: Francia, próximo rival de Argentina y un bochornoso empate ante Dinamarca

El primer 0-0 del Mundial llegó con un partido en el que la pelota terminó …